Eva y David 1 de julio de 2017

Eva y David 1 de julio de 2017

Celebré en Aralia mi boda. Soy una persona exigente, quiero que todo lo que me propongo me salga perfecto, y allí lo conseguí. No sólo la comida, que fue inmejorable, calidad, cantidad, esos sabores, esa presentación, esos platos llenos de color, si no cada detalle, cada rincón, todo lo que me había imaginado para mi boda lo superaron. 
Pablo, Fernando, ellos supieron captar todo lo que queríamos el primer día que llegamos. 
Esther, gracias a ella mi día fue único. Estuvo más pendiente de mí que mi madre. No me faltó nada, fue mi mejor amiga, me ayudó, me aconsejó, estuvo en todos los momentos.
Fran, ese metre que antes de que le pidiera algo, ya lo tenía en la mesa.
En general, fue un día mágico, y no hubiese sido así sin todo el equipo de Aralia.
Gracias, muchas gracias por hacer que el día 1 de julio fuese uno de los mejores días de mi vida.
Eva y David