Sed

Sed "de blanco"

Llegado el calor los menús se tornan a platos más ligeros, frescos y saludables. Perfectos para acompañar con un buen vino blanco. Muchas personas piensan que este tipo de bebida solo combina con determinados platos o que no es el mejor acompañante para opciones en las que predomina el queso o la carne. En este post pretendemos desmontar estos mitos y explicaros porqué elegir un vino blanco para agasajar a vuestros invitados puede ser una excelente opción.

No todos son afrutados o dulces, existen semidulces y secos, que se caracterizan por un aroma especiado y el regusto final que deja en el paladar. Estas cualidades le ayudan a combinar con muchos platos. Desde arroces, pastas, cremas y sopas hasta carnes poco grasas como la perdiz o el pavo y por supuesto los pescados, esta bebida resulta una elección ideal por la diversidad de sabores y aromas entre los que podemos elegir para satisfacer a los invitados.

El vino blanco es un acompañamiento perfecto que, unido a nuestros espacios únicos, convierten cualquier evento en algo inolvidable.

Galería